Recompensa Final

Funcional Funcional Siempre activo El almacenamiento o acceso técnico es estrictamente necesario para el propósito legítimo de permitir el uso de un servicio específico explícitamente solicitado por el abonado o usuario, o con el único propósito de llevar a cabo la transmisión de una comunicación a través de una red de comunicaciones electrónicas.

El almacenamiento o acceso técnico es necesario para la finalidad legítima de almacenar preferencias no solicitadas por el abonado o usuario. El almacenamiento o acceso técnico que es utilizado exclusivamente con fines estadísticos.

El almacenamiento o acceso técnico que se utiliza exclusivamente con fines estadísticos anónimos. Ninguno es bueno sino uno, es a saber, Dios". Dios es el único bueno. Si me reconoces a mí como tal, me debes recibir como su Hijo y Representante. El carácter de Dios está expresado en su ley; y para que estés en armonía con Dios, los principios de su ley deben ser la misma fuente de cada acción tuya.

Cristo no disminuye las exigencias de la ley. En un lenguaje inconfundible, presenta la obediencia a ella como la condición de la vida eterna: la misma condición que se requería de Adán antes de su caída.

El Señor no espera menos del alma ahora que lo que esperó del hombre en el paraíso: perfecta obediencia, justicia inmaculada. El requisito que se ha de llenar bajo el pacto de la gracia es tan amplio como el que se exigía en el Edén: la armonía con la ley de Dios, que es santa, justa y buena.

A las palabras: "Guarda los mandamientos", el joven respondió: "¿Cuáles? Mencionó varios mandamientos de la segunda tabla del Decálogo, y entonces los resumió todos en el precepto: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo". El joven respondió sin vacilación: "Todo esto guardé desde mi juventud: ¿qué más me falta?

Juzgado por una norma humana, él había conservado un carácter intachable. En alto grado, su vida externa había estado libre de culpa; ciertamente pensaba que su obediencia había sido sin defecto.

Sin embargo, tenía un secreto temor de que no estuviera todo bien entre su alma y Dios. Esto fue lo que lo indujo a preguntar: "¿Qué más me falta? Y oyendo el mancebo esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones".

El que se ama a sí mismo es un transgresor de la ley. Jesús deseaba revelarle esto al joven, y le dio una prueba que pondría de manifiesto el egoísmo de su corazón. Le mostró la mancha de su carácter.

El joven no deseaba mayor iluminación. Había acariciado un ídolo en el alma; el mundo era su dios. Profesaba haber guardado los mandamientos, pero carecía del principio que es el mismo espíritu y la vida de todos ellos. No tenía un verdadero amor a Dios o al hombre.

Esto significaba la carencia de algo que lo calificaría para entrar en el reino de los cielos. En su amor a sí mismo y a las ganancias mundanales estaba en desacuerdo con los principios del cielo. Cuando este joven príncipe vino a Jesús, su sinceridad y fervor ganaron el corazón del Salvador.

En este joven vio él a uno que podría ser útil como predicador de justicia. El quería recibir a este noble y talentoso joven tan prestamente como recibió a los pobres pescadores que lo siguieron. Por lo demás me espera la corona de justicia que el Señor, el juez justo, me otorgará en aquel día; y no solo a mí, sino también a todos los que con amor hayan esperado su venida.

Esta corona stephano s es real, pero no es un pedazo de metal cargado de joyas; estas son solamente una representación simbólica — la verdadera corona es la corona de la gloriosa justicia del carácter de Cristo, permanente y completamente restaurada y sellada en los corazones y las mentes de los salvados.

Esta es nuestra recompensa! Pero porque algunos recibirán una recompensa más grande que otros si todos recibirán la recompensa de ser coronados con la justicia del carácter de Cristo?

La Gente! Así que si llegamos a ser como Cristo, ¿que valoraremos más? Y, por lo tanto, ¿cuál será nuestra más grande alegría, recompensa, felicidad, y causa de celebración en el cielo? Esto es el resultado de la ley natural del amor — mientras más das más recibes. Al experimentar el amor de Dios, somos transformados por ese amor, y si permitimos que ese amor fluya a través de nosotros hacia otros, estamos plantando los buenos frutos del evangelio.

Y como la buena semilla de Dios su amor y verdad, fluyen a través de nosotros, llega a otros corazones humanos, la gracia de Dios, su presencia sanadora, y su amor transformador causará que esas semillas crezcan en los corazones tiernos, los corazones receptivos, y estas personas responderán positivamente y darán su corazón a Jesús.

{4}{B} • Instantáneo • Exilia la criatura objetivo. • Amonkhet (AKH) #92 • Illustrated by Sidharth Chaturvedi • Magic: The Gathering, MTG {4}{B} • Mágica Instantânea • Exile a criatura alvo. • Amonkhet (AKH) #92 • Illustrated by Sidharth Chaturvedi • Magic: The Gathering, MTG Translations in context of "recompensa al final" in Spanish-English from Reverso Context: El tratamiento ortodontico es una odisea complicada con una gran

Related to this topic

Video

Novato contra veterano en la gran final - Carreras prohibidas: La gran recompensa - Discovery Turbo

Recompensa Final - Many translated example sentences containing "recompensa final" – English-Spanish dictionary and search engine for English translations {4}{B} • Instantáneo • Exilia la criatura objetivo. • Amonkhet (AKH) #92 • Illustrated by Sidharth Chaturvedi • Magic: The Gathering, MTG {4}{B} • Mágica Instantânea • Exile a criatura alvo. • Amonkhet (AKH) #92 • Illustrated by Sidharth Chaturvedi • Magic: The Gathering, MTG Translations in context of "recompensa al final" in Spanish-English from Reverso Context: El tratamiento ortodontico es una odisea complicada con una gran

Page 1 of 1 Start Over Page 1 of 1. Previous page. James Clear. Audible Audiobook. Brianna Wiest. Chris Widener. Morgan Housel.

Leil Lowndes. Next page. Only from Audible. Ciara Conlon. Stephen Fry - introductions. Paramahansa Yogananda. David Goggins. Swami Vivekananda. Funcional Funcional Siempre activo El almacenamiento o acceso técnico es estrictamente necesario para el propósito legítimo de permitir el uso de un servicio específico explícitamente solicitado por el abonado o usuario, o con el único propósito de llevar a cabo la transmisión de una comunicación a través de una red de comunicaciones electrónicas.

El almacenamiento o acceso técnico es necesario para la finalidad legítima de almacenar preferencias no solicitadas por el abonado o usuario.

El almacenamiento o acceso técnico que es utilizado exclusivamente con fines estadísticos. El almacenamiento o acceso técnico que se utiliza exclusivamente con fines estadísticos anónimos. Oracle Printed. Card Name:. Mana Cost:. Mana Value:. Card Text:. Exile target creature. Flavor Text:.

Quienes obtienen una muerte gloriosa reciben el mayor honor: son portados en barcazas fúnebres a través del Portal al más allá. All Sets:.

Las parejas Recmpensa el trabajo agotador Entrega Instantánea Virtual implica renovar una Recompensa Final por la recompensa Recompsnsa tener el hogar que Recompensa Final Recomepnsa. Esperaban ganar la recompensa de los justos por sus propias obras. Ninguno es bueno sino uno, es a saber, Dios". El obrero espera que se le pague únicamente lo que gana. En este joven vio él a uno que podría ser útil como predicador de justicia.

Recompensa Final - Many translated example sentences containing "recompensa final" – English-Spanish dictionary and search engine for English translations {4}{B} • Instantáneo • Exilia la criatura objetivo. • Amonkhet (AKH) #92 • Illustrated by Sidharth Chaturvedi • Magic: The Gathering, MTG {4}{B} • Mágica Instantânea • Exile a criatura alvo. • Amonkhet (AKH) #92 • Illustrated by Sidharth Chaturvedi • Magic: The Gathering, MTG Translations in context of "recompensa al final" in Spanish-English from Reverso Context: El tratamiento ortodontico es una odisea complicada con una gran

No debemos estar tan ansiosos de obtener el premio, como de hacer lo que es recto, independientemente de toda ganancia. El amor a Dios y a nuestros semejantes debe ser nuestro motivo.

Esta parábola no excusa a los que oyen el primer llamamiento a trabajar, pero no entran en la viña del Señor. Ninguno de los que fueron llamados hacia la tarde del día estaba allí por la mañana. No habían rechazado el llamamiento.

Aquellos que rechazan y luego se arrepienten, hacen bien en arrepentirse; pero no es seguro jugar con el primer llamamiento de la misericordia.

razonaron, y ¿no era justo que recibieran más que aquellos que habían trabajado solamente una hora en la parte más fresca del día? Toma lo que es tuyo, y vete; mas quiero dar a este postrero, como a ti. o ¿es malo tu ojo, porque yo soy bueno? Los primeros trabajadores de la parábola representan a aquellos que, a causa de sus servicios, exigen que se los prefiera sobre los demás.

Realizan su obra con espíritu de congratulación propia, y no ponen en ella abnegación y sacrificio. Pueden haber profesado servir a Dios durante toda su vida; pueden haber sido delanteros en soportar duros trabajos, privaciones y pruebas, y por lo tanto se creen merecedores de una gran recompensa.

Piensan más en el pago que en el privilegio de ser siervos de Cristo. Según ellos, sus labores y sacrificios los hacen acreedores a un honor mayor que los demás, y debido a que esta pretensión no es reconocida, se ofenden. Si pusieran en su trabajo un espíritu amante y confiado, continuarían siendo los primeros, pero su disposición a quejarse y protestar es contraria al espíritu de Cristo, y demuestra que ellos son indignos de confianza.

Revelan su deseo de engrandecimiento personal, su desconfianza en Dios, sus celos y mala voluntad hacia sus hermanos. La bondad y la liberalidad del Señor es para ellos sólo motivo de murmuración. Así muestran que no hay relación entre sus almas y Dios.

No conocen el gozo de cooperar con el Artífice Maestro. No hay nada más ofensivo para Dios que este espíritu estrecho y egoísta. El no puede trabajar con nadie que manifieste estos atributos.

Los que los albergan son insensibles a la influencia de su Espíritu. Los judíos habían sido llamados primero a la viña del Señor; y por causa de eso eran orgullosos y justos en su propia opinión.

Consideraban que sus largos años de servicio los hacía merecedores de una recompensa mayor que los demás. No los exasperaba más que una insinuación de que los gentiles habían de ser admitidos con iguales privilegios que ellos en las cosas de Dios. Cristo amonestó a los discípulos que fueron llamados en primer término a seguirle, a que no se acariciase entre ellos el mismo mal.

El vio que un espíritu de justicia propia sería la debilidad y la maldición de la iglesia. Los hombres pensarían que podrían hacer algo para ganar un lugar en el reino de los cielos. Se imaginarían que cuando hubieran hecho cierto progreso, el Señor les ayudaría.

Así habría abundancia del yo y poco de Jesús. Muchas personas que hubieran hecho un poco de progreso se envanecerían, y se pensarían superiores a los demás.

Estarían ansiosas de ser aduladas, y manifestarían celo si no se las considerase más importantes que a otros. Cristo trata de guardar a sus discípulos de este peligro.

El jactarnos de nuestros méritos está fuera de lugar. El premio no se otorga por las obras, a fin de que nadie se alabe; mas es todo por gracia. Que si Abrahán fue justificado por las obras, tiene de qué gloriarse; mas no para con Dios. Porque ¿qué dice la Escritura?

Y creyó Abrahán a Dios, y le fue atribuido a justicia. Empero al que obra, no se le cuenta el salario por merced, sino por deuda.

Por lo tanto, no hay motivo para que uno se gloríe sobre otro o manifieste envidia hacia otro. Nadie obtiene un privilegio superior a otro, ni puede alguien reclamar la recompensa como un derecho. El primero y el último han de ser participantes en la gran recompensa eterna, y el primero debe dar alegremente la bienvenida al último.

Aquel que envidia la recompensa de otro olvida que él mismo es salvado sólo por gracia. La parábola de los trabajadores condena todos los celos y las sospechas. El amor se regocija en la verdad, y no hace comparaciones envidiosas. El que posee amor compara únicamente la belleza de Cristo con su propio carácter imperfecto.

Esta parábola es una amonestación a todos los obreros, por largo que sea su servicio, por abundantes que sean sus labores, acerca de que sin el amor hacia los hermanos, sin humildad ante Dios, ellos no son nada.

No hay religión en la entronización del yo. Aquel que hace de la glorificación propia su blanco, se hallará destituido de aquella gracia que es lo único que puede hacerlo eficiente en el servicio de Cristo. Toda vez que se condesciende con el orgullo y la complacencia propia, la obra se echa a perder.

No es la cantidad de tiempo que trabajamos, sino nuestra pronta disposición y nuestra fidelidad en el trabajo, lo que lo hace aceptable a Dios. En todo nuestro servicio se requiere una entrega completa del yo.

El deber más humilde, hecho con sinceridad y olvido de sí mismo, es más agradable a Dios que el mayor trabajo cuando está echado a perder por el engrandecimiento propio.

El mira para ver cuánto del Espíritu de Cristo abrigamos y cuánta de la semejanza de Cristo revela nuestra obra. El considera mayores el amor y la fidelidad con que trabajamos que la cantidad que efectuamos. Tan sólo cuando el egoísmo está muerto, cuando la lucha por la supremacía está desterrada, cuando la gratitud llena el corazón, y el amor hace fragante la vida, tan sólo entonces Cristo mora en el alma, y nosotros somos reconocidos como obreros juntamente con Dios.

Por cansador que sea su trabajo, los verdaderos obreros no lo considerarán como un tráfago penoso. Están dispuestos a gastarse y ser gastados; pero es un trabajo gozoso, hecho con un corazón alegre. El gozo en Dios se expresa por medio de Cristo Jesús.

Están cooperando con el Señor de la gloria. Este pensamiento dulcifica toda faena, fortalece la voluntad, vigoriza el espíritu para todo lo que pueda ocurrir. Trabajando con un corazón abnegado, ennoblecido por ser participante de los sufrimientos de Cristo, compartiendo sus simpatías, y cooperando con él en su labor, ellos ayudan a acrecentar su gozo, y producen honor y alabanza a su exaltado nombre.

Este es el espíritu de todo verdadero servicio para Dios. Debido a una falta de ese espíritu, muchos de los que parecen ser primeros llegarán a ser últimos, mientras que aquellos que lo poseen, aunque se los considere como últimos, llegarán a ser primeros. Hay muchos que se han entregado a Cristo, y sin embargo no ven la oportunidad de hacer una gran obra o grandes sacrificios en su servicio.

Estos pueden encontrar consuelo en el pensamiento de que no es necesariamente la entrega que se hace en el martirio la que es más agradable a Dios; puede ser que no sea el misionero que diariamente ha soportado el peligro y encarado la muerte, el que se destaque en primer plano en los registros celestiales.

El cristiano que lo es en su vida privada, en la entrega diaria del yo, en la sinceridad de propósito y la pureza de pensamiento, en la mansedumbre que manifiesta bajo la provocación, en la fe y en la piedad, en la fidelidad en las cosas menores, aquel que en la vida del hogar representa el carácter de Cristo: tal persona, a la vista de Dios, puede ser más preciosa que el misionero o el mártir mundialmente conocido.

Dios ve muchas tentaciones resistidas de las cuales el mundo y aun los amigos más cercanos nunca saben nada: tentaciones en el hogar, en el corazón. El nota la humildad que siente el alma al ver su propia debilidad, el sincero arrepentimiento hasta de un pensamiento que es malo. El ve la devoción ferviente a su servicio.

El ha notado las horas de dura batalla con el yo, una batalla que gana la victoria. Todo esto lo saben Dios y los ángeles.

Un libro de memoria es escrito ante él para aquellos que temen a Dios y piensan en su nombre. El secreto del éxito no ha de ser hallado en nuestro conocimiento, en nuestra posición, en el número que constituimos o en los talentos que se nos han confiado, ni en la voluntad del hombre. Sintiendo nuestra deficiencia, hemos de contemplar a Cristo, y por medio de Aquel que es la fuerza de toda fuerza, el pensamiento de todo pensamiento, la persona voluntaria y obediente obtendrá una victoria tras otra.

Y por corto que sea nuestro servicio o humilde nuestro trabajo, si con una fe sencilla seguimos a Cristo, no seremos chasqueados en cuanto a la recompensa. Aquello que aun los mayores o los más sabios hombres no pueden ganar, el más débil y el más humilde pueden recibir.

Los áureos portales del cielo no se abrirán ante el que se exalta a sí mismo. No darán paso a los de espíritu soberbio.

Pero los eternos portales se abrirán de par en par ante el toque tembloroso de un niñito. Bendita será la recompensa de gracia concedida a los que trabajaron por Dios con simplicidad de fe y amor. Your mail sent! Error while sending email Can not attach more than 5 files Total size of all attachments cannot be bigger than 10mb Text copied Text copy error.

All collections Biography Ellen G. White About EGW Writings Support our ministry FAQ Bibliography Contact Us Go to Full App. Spanish Español. Escritos de Elena G. de White. Biblia Adventist Pioneer Library Referencia.

Devocionales Biografía Modern Spanish Manuscript Releases. Palabras de Vida del Gran Maestro. de White Obreros Evangélicos El otro Poder La Oración La Oración Primeros Escritos Historia de los Patriarcas y Profetas Historia de los Patriarcas y Profetas Profetas y Reyes Promesas para los últimos días Reavivamientos Modernos Servicio Cristiano Sermones Escogidos Tomo 2 La Segunda Venida y el Cielo Testimonios Acerca de Conducta Sexual, Adulterio y Divorcio La Temperancia Testimonios para la Iglesia, Tomo 1 Testimonios para la Iglesia, Tomo 2 Testimonios para la Iglesia, Tomo 3 Testimonios para la Iglesia, Tomo 4 Testimonios para la Iglesia, Tomo 5 Testimonios para la Iglesia, Tomo 6 Testimonios para la Iglesia, Tomo 7 Testimonios para la Iglesia, Tomo 8 Testimonios para la Iglesia, Tomo 9 Testimonios para los Ministros Testimonios Selectos Tomo 1 Testimonios Selectos Tomo 2 Testimonios Selectos Tomo 3 Testimonios Selectos Tomo 4 Testimonios Selectos Tomo 5 La Única Esperanza La Verdad acerca de los Angeles La Voz: Su Educación y Uso Correcto.

Capítulo 28—Bases para la recompensa final. Show search results Hide search results. Palabras de Vida del Gran Maestro - Contents. Weighted Relevancy Content Sequence Relevancy Earliest First Latest First. EGW Collections All collections Lifetime Works Compilations present Adventist Pioneer Library My Bible Dictionary.

Reference Short Long Paragraph. Prev Next Go to. No results. EGW - Did You Know? EGW Extras. EGW Writings Apps. Llama a Healthy Connections al TTY Miembros de CHIP, STAR y STAR Kids de hasta 15 meses de edad que completen al menos 3 chequeos de rutina para niños.

Dismiss notification ALERT! Dismiss notification Retiro voluntario del mercado de fórmula infantil en polvo Nutramigen LGG Haz clic aquí para saber más. Beneficios para ti CHIP STAR Medicaid STAR Kids Miembros Embarazadas ¿Eres un trabajador agrícola migrante?

Programa Healthy Rewards Embarazo saludable Salud y Bienestar Beneficio de la visión Eventos especiales de educación para la salud Recompensa de evaluación de riesgos para la salud Recompensa por chequeo de rutina para adultos jóvenes Recompensa por chequeos de rutina para niños Recompensa por consulta de seguimiento de salud mental Recompensa por el control de la diabetes Recompensa por prueba de detección de cáncer de cuello uterino Juegos y ejercicios saludables Ayuda adicional para familias Eventos Para Miembros Eventos en la Comunidad Servicios de Farmacia Asistencia de Transporte Junta de Consejo de Miembros MAG Autorización Previa.

Beneficios para ti Programa Healthy Rewards Salud y Bienestar Recompensa por chequeos de rutina para niños Descripción: Los chequeos de rutina para niños son visitas programadas con el proveedor de cuidado primario de tu bebé para realizar un seguimiento de su crecimiento y salud.

By Nicage

Related Post

4 thoughts on “Recompensa Final”

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *