Competencias Triunfadas Últimamente

Y el impacto en prensa extranjera no deja de crecer: casi la mitad de las cerca de 5. El Real Instituto Elcano es hoy una institución con una gobernanza reforzada, tecnológicamente moderna, con una agenda bien definida, un excelente capital humano y, sobre todo, con mucha voluntad de seguir contribuyendo con ideas y propuestas basadas en los datos, la ciencia y el debate a la discusión pública de los grandes temas que constituyen las grandes controversias globales que configuran el marco de libertades y de prosperidad de nuestro país y de nuestro entorno económico, cultural y político.

También nos hemos reforzado, gracias a nuestros Patronos, socios y proyectos —un capítulo cada vez más importante en nuestros presupuestos— financieramente y, por primera vez en nuestra historia, en esperamos tener unos ingresos superiores a los cinco millones de euros.

Lo que seguirá siendo menos de la mitad de los presupuestos que tienen los think tanks internacionales con los que competimos. La necesidad de seguir creciendo para consolidarnos como el think tank español que produce conocimiento global desde una perspectiva española, europea y latinoamericana nos ha llevado a platear para un Plan de Actuación reforzado que aspira a aportar valor a los debates que suscitará la presidencia española del Consejo de la UE durante el segundo semestre del año.

Además, lanzaremos un Programa de Salud Global que tratará de seguir analizando con independencia y datos los grandes retos que un bien público global tan determinante como la salud plantea a los ciudadanos del mundo.

Algunos de los temas que vamos a profundizar serán la evolución de los acontecimientos en Ucrania y sus consecuencias, la conceptualización y operacionalización de la idea de autonomía estratégica abierta y las perspectivas de la relación entre la UE y América Latina.

Además, continuaremos nuestra participación en varios proyectos competitivos europeos de excelencia científica que atraviesan distintos ejes de investigación, como RAN-Policy Support y EUTEX sobre prevención de la radicalización violenta y desradicalización , IBERIFIER sobre desinformación , RECONNECT China sobre la relación UE-China y otros sobre la gobernanza del clima y geopolítica de la energía, y los retos de la ayuda oficial al desarrollo.

Nuestro objetivo último sigue siendo avanzar y reforzarnos para ofrecer inteligencia global en clave europea, española y latinoamericana. En la reunión del Patronato del mes de junio, tuve la oportunidad de manifestar ante S. Que, frente al determinismo y al pesimismo, aporte propuestas y optimismo.

Recuperar para el debate abierto el conocimiento informado es una forma de contribuir a la defensa de la democracia, de la convivencia y las libertades.

En el fondo ese es el papel de quienes con lealtad y optimismo trabajamos en el mundo de ideas. Quienes trabajamos en el Real Instituto Elcano vamos a dar todo porque nuestros esfuerzos, trabajos e ideas no se aparten de ese rumbo. José Juan Ruiz Presidente del Real Instituto Elcano.

Tal y como se pronosticó en la edición anterior de este documento, la pandemia dejó de dominar el escenario internacional y europeo en [2]. El éxito de la campaña de vacunación y la ausencia de variantes del COVID más letales permitieron a España y demás países occidentales concentrar su atención en el gran acontecimiento disruptivo del año —la invasión de Ucrania y sus consecuencias—, que seguirá marcando los desarrollos en En todo momento España se ha alineado de modo inequívoco con el resto de los socios euroatlánticos y, aunque la ayuda desembolsada no haya sido cuantitativamente muy relevante, la actuación diplomática ha sido proactiva en contraste con la conducta más bien pasiva e incluso apaciguadora adoptada frente al Kremlin en , cuando la anexión de Crimea, y en , durante la intervención rusa en Georgia.

Ni el gobierno, ni las fuerzas de oposición, ni la ciudadanía en general ponen en duda la necesidad de condenar al agresor, apoyar a Ucrania y, por ahora, asumir el efecto económico negativo del conflicto.

A pesar de las reticencias del socio menor de la coalición, se ha entregado armamento al Ejército ucraniano y se ha reforzado el despliegue militar en los países bálticos y el mar Negro.

Ese perfil alto se reforzó por la celebración en Madrid el pasado junio de una exitosa cumbre de la OTAN que sirvió para reivindicar el papel de España en la arquitectura de seguridad a ojos de toda Europa y de EEUU. Es verdad que ningún país de la alianza atlántica ha mostrado apenas discrepancias en esta cuestión salvo Turquía y Hungría que, por ejemplo, siguen sin ratificar la adhesión de Finlandia y Suecia acordada en Madrid , pero el gobierno español podría haber optado por un apoyo matizado, dada la distancia geográfica y la falta de conflictividad previa con Moscú.

No ha sido el caso y no se espera que en se altere esa firmeza. Sin embargo, es obvio que la guerra conlleva un escenario de incertidumbre y adversidad —más allá del sufrimiento en el campo de batalla y entre la población civil ucraniana— que deberá afrontarse por España y los demás países aliados: riesgo de escalada bélica incluyendo la apelación rusa a la amenaza nuclear, refugiados a los que atender, problemas económicos suministro de gas, inflación, baja capacidad fiscal para apoyar a las empresas afectadas y, en fin, el temor de que aparezca cierto cansancio entre los aliados.

Es posible que en el nuevo año se consoliden las voces —ya apuntadas tímidamente desde Berlín, París y Washington— que plantean explorar un diálogo con Moscú donde, junto a una retirada del territorio ocupado en y garantías futuras de seguridad para Ucrania, se tengan en cuenta parte de las preocupaciones rusas.

Si se produce ese escenario de posibles negociaciones, España tendrá que implicarse en el debate y no limitarse a hacer de espectador entre el predecible pragmatismo de los países más occidentales y la inflexibilidad de Polonia o los países bálticos.

Debe hacerlo con una postura propia bien articulada que, teniendo en cuenta las sensibilidades de quien ha sido tan injustamente agredido y el objetivo de mantener la unidad, sepa conjugar principios innegociables como el rechazo al uso de la fuerza y la defensa de la soberanía de Ucrania con una visión no maximalista.

Eso supone incorporar previsiones realistas sobre ulteriores avances militares ucranianos, las dificultades de pretender recuperar Crimea, los riesgos de una desestabilización total de Rusia para la seguridad occidental y el peligro de hartazgo si la situación se eterniza.

Se produzca o no ese escenario de diálogo, va en el interés de España mostrarse como aliado comprometido, no solo por una cuestión de defensa de la paz y otros valores, sino porque eso también le permite más autoridad en debates europeos necesariamente conectados al desarrollo de la guerra que afectan a sus intereses.

Entre estos destacan los cambios en la regulación del mercado energético, la reforma de las reglas fiscales y la participación nacional en las iniciativas de autonomía estratégica —incluyendo el ámbito alimentario, climático, de salud y tecnológico-industrial— que el gobierno quiere que sean elemento central en el desarrollo de la presidencia del Consejo de la UE.

El desempeño de esa responsabilidad durante la segunda mitad del año ayudará a mantener a lo largo de el protagonismo de España en la UE y más allá. En julio se prevé celebrar, en Bruselas, pero ya durante el ejercicio de la presidencia española, una cumbre de los 27 jefes de Estado y de gobierno con sus 33 pares de América Latina y el Caribe.

En octubre está agendado que Granada acoja una nueva cumbre de la Comunidad Política Europea CPE , que acompañará a un Consejo Europeo informal. También se ha propuesto la celebración de una cumbre más con los países del Mediterráneo que, unida a las anteriores, supondría convocar durante el semestre a casi la mitad de los líderes mundiales.

Asimismo, está previsto celebrar reuniones ministeriales informales de las distintas configuraciones del Consejo en varias ciudades españolas, así como el lanzamiento de un novedoso gran foro internacional de reflexión sobre la acción de Europa en el mundo. Esa agenda tan cargada viene acompañada de un presupuesto expansivo en materia de acción exterior, que tendrá fuerte impacto en el ámbito de la seguridad y, de manera más modesta, en el de la cooperación.

Sube también el gasto previsto para la administración y la acción cultural exterior, gracias al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que financiará la digitalización consular, así como la transformación de la enseñanza y difusión de la cultura y la lengua española en el exterior.

Igualmente, se incrementa la dotación destinada a la coordinación interna, aunque el valor que aportan las presidencias rotatorias de la UE en los procesos gubernamentales internos no es tanto disponer de más dinero, sino aprovechar la ocasión para poner al día prioridades temáticas y regionales, así como actualizar el procedimiento de toma de decisiones.

La aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para no solo tiene relevancia en el plano económico sino también el valor político que supone que el gobierno pueda agotar la legislatura que arrancó a finales de A pesar de la fragilidad política que caracterizaba a una inédita coalición en minoría que incluye a la izquierda radical y necesita al independentismo para superar a la oposición y de los extraordinarios desafíos externos surgidos en este tiempo pandemia y agresión a Ucrania , el gobierno ha sido capaz de sobrevivir cuatro años e incluso proyectar influencia exterior.

El relativo éxito en la implementación de reformas en el ámbito verde y digital con cargo a los fondos Next Generation EU NGEU , el activismo de Pedro Sánchez en la UE y la escena internacional, y la defensa de planteamientos atlantistas y proeuropeos en un contexto de guerra han permitido que España recupere cierto papel de potencia media.

Las elecciones, previstas para diciembre de se desarrollarán en un clima de gran crispación por asuntos domésticos.

Pero el Partido Socialista Obrero Español PSOE y el Partido Popular PP confrontarán poco sobre política exterior y europea. No se espera que esos ámbitos resulten relevantes para dilucidar el voto ni, por tanto, es esperable que se produzcan grandes giros de timón posteriores, sea cual sea el gobierno que se conforme.

El presidente y el líder de la oposición no están tan alejados al concebir el papel a desempeñar por el país en la UE y en el mundo desde luego, mucho menos que sus homólogos en el Reino Unido, Francia, Italia y Polonia ; lo que también ayuda a dotar de previsibilidad y más ascendente a España en el exterior.

La opinión pública acompaña ese consenso difuso en la materia dándose la paradoja que, a pesar del auge de los extremos ideológicos, ha sido ahora cuando al tradicional europeísmo de la ciudadanía se ha sumado la superación definitiva de la vieja controversia sobre las bondades de pertenecer a la OTAN.

No todo ha sido estabilidad ni acuerdo de fondo. Sánchez ha tenido tres ministros de Exteriores en cuatro años, que abordaron de modo bien distinto la conceptualización estratégica y la gestión de la diplomacia.

También existen varios aspectos concretos de discrepancia política. Aunque al principio de la legislatura parecía que América Latina protagonizaría los choques, por el giro a la izquierda en la región y la presencia de Unidas Podemos en el Ejecutivo, a lo largo de se ha confirmado que las relaciones con el inmediato sur son las más complejas y divisivas.

En el nuevo año es muy posible que resulte controvertida la negociación con Londres acerca de Gibraltar, en el contexto del diálogo entre la UE y el Reino Unido. Pero será, sobre todo, la relación con Marruecos en sus distintas dimensiones la que seguirá enfrentando al PSOE con la oposición y hasta con su socio de coalición.

El gobierno tendrá que esforzarse para demostrar que el polémico cambio en la postura tradicional española sobre el contencioso del Sáhara Occidental ha merecido la pena.

La mala relación con Argelia —en un momento en que resulta importante la provisión de gas— y las dudas sobre la normalización de la cooperación con Rabat no ayudan a comprender la decisión tomada. La guerra en Ucrania ha supuesto un punto de inflexión en la evolución de los elementos que configuran el prestigio y la imagen de los países.

En un enfrentamiento de esta gravedad, las opiniones sobre los demás países están en primer lugar marcadas por la posición en el conflicto: aumenta la valoración de los aliados y disminuye la de los países del bando contrario. En esta ocasión, Rusia, responsable de la guerra, ha visto cómo su prestigio —que era ya bajo entre los países de la UE y las demás democracias liberales del mundo desarrollado— ha descendido aún más en su valoración.

Pero, a su vez, puede suponerse que la valoración desde Rusia de otros países ha caído cuando estos han pasado a ser aliados de Ucrania en la guerra. Es el caso de España, que recibía puntuaciones muy altas en Rusia antes de la invasión.

En el otro lado, EEUU, que solía ocupar una posición baja de prestigio entre los ciudadanos de los países del G7 excluyendo las opiniones de los propios estadounidenses , en concreto la 34ª en , ha dado un salto de gigante en su reputación en ese grupo a raíz de su posición de liderazgo en la guerra, hasta ocupar la posición 24ª en , según los datos del RepCore Nations , recogidos en los países del G7 y varios otros entre marzo y abril de es decir, después de la invasión de Ucrania.

La misma fuente muestra que el prestigio español ha resultado ligeramente beneficiado en esta tormenta de cambios.

Ha pasado de la posición 14ª a la 13ª de entre las 60 primeras economías del mundo , por encima del Reino Unido, Francia y Alemania. Otra fuente, el Nations Brands , que mide aspectos relativos al prestigio económico y, sobre todo, comercial, muestra una ligera mejoría del valor de la marca española, que se sitúa en la posición número 12 sobre países , gracias sobre todo a uno de los componentes del análisis, la posición de cada país en lo que respecta al índice de poder blando Global Soft Power Index.

Este índice se elabora a partir de encuestas realizadas en países, con un cuestionario que valora aspectos como la familiaridad con las marcas del país evaluado, la percepción externa sobre su influencia internacional, la opinión sobre su reputación, su gestión del COVID, su gobernanza económica, su nivel tecnológico, su actuación internacional, la calidad de sus medios de comunicación, su cultura y los valores de sus ciudadanos.

En esta ocasión los datos de la encuesta se recogieron a finales de , por lo que no incorporan el efecto de la invasión de Ucrania. Ambos resultados muestran una muy buena posición del prestigio de España, una situación desde la que no es fácil lograr avances notables.

Sin embargo, si se desciende a los detalles, España sigue teniendo espacio de mejora en algunos aspectos en los que su reputación es inferior a la media de la auto-evaluación de los países del G7: su capacidad tecnológica, la calidad de sus marcas y empresas, y el entorno económico, es decir, los mismos elementos en los que, año tras año, se constata una debilidad de la reputación española.

España enfrenta también un prestigio débil en regiones y países específicos Marruecos, Argelia, África Subsahariana, China , bien por la falta de información y contactos en EEUU, por ejemplo, la mitad de la población no sabe nada, literalmente, sobre España , bien por la experiencia de sus inmigrantes en nuestro país, por la existencia de conflictos bilaterales o por la suma de todo ello.

Esta desaparición deja un hueco que debería cubrirse porque son necesarias iniciativas de coordinación público-privada dedicadas a promover el prestigio de la tecnología, los productos, los servicios y la cultura españoles, y a fomentar el conocimiento sobre España en grandes áreas regionales específicas.

Esta necesidad puede ser más acuciante ante la perspectiva de un año marcado por la crisis económica internacional, en el que la competencia por la presencia en mercados internacionales y por la atracción de inversiones, turistas y profesionales puede endurecerse.

También para la cultura, que tan duramente había sufrido el cierre de los espacios públicos y las limitaciones a la movilidad, mientras aceleraba y consolidaba los procesos de distribución y difusión de los contenidos culturales globales en las redes digitales.

Parte de esta recuperación post-COVID se está canalizando a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y los proyectos estratégicos conocidos como PERTE, que han echado a andar en los últimos meses, como el España hub Audiovisual de Europa Spain AVS Hub que en tendrá su último año de financiación.

Los cinco ejes de este ambicioso proyecto Conocimiento en español y lenguas cooficiales, Inteligencia Artificial en español, Ciencia en español, Aprendizaje en español e Industrias Culturales abordan temas clave como la digitalización de la red exterior, la construcción de corpus léxicos, el impulso a la diversidad lingüística en la ciencia y la interacción con las tecnologías de procesamiento natural del idioma y la Inteligencia Artificial.

Además, el PERTE pondrá en marcha, por primera vez, un Observatorio Global del Español —liderado por el Instituto Cervantes y con sede en La Rioja— que contribuirá a sistematizar indicadores y seguir el curso de las grandes tendencias sociodemográficas y demolingüísticas que sirven de base a las políticas públicas de acción cultural exterior y que han tenido este año, por primera vez, un nodo de coordinación interinstitucional en la nueva Dirección General del Español en el Mundo del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación.

En las primeras semanas del año, España será país invitado de honor en la Feria Internacional del Libro de Calcuta , la más concurrida de todas las que se celebran en el mundo y puerta de entrada a uno de los espacios geográficos en los que más dificultades encuentra la industria cultural española.

A 50 años del fallecimiento de Pablo Picasso, los gobiernos de España y Francia han colaborado en un programa de más de 40 exposiciones, dos congresos y actos que, aunque centrados en los dos países, se extenderán a Suiza, Alemania, Mónaco, Rumanía y EEUU en el Metropolitan y el Guggenheim de Nueva York, entre otros museos.

El centenario del fallecimiento de Joaquín Sorolla se celebrará con la Comunidad Valenciana como epicentro, pero se proyectará a Italia y EEUU, con la participación de la Hispanic Society y el National Arts Club de Nueva York.

Pero buena parte de sus recursos se concentrarán en la preparación del próximo gran compromiso internacional de España: la Exposición Internacional que se celebrará en Osaka Japón entre abril y octubre de La AECID tiene para este año el importante compromiso de la reapertura del Centro Cultural de España en La Habana a 20 años de su cierre, la posible reubicación del de Buenos Aires y la apertura del de Bogotá, pero también la revisión de la histórica Estrategia de Cultura y Desarrollo de También el Instituto Cervantes afronta un año con dos aperturas largamente esperadas: las de Los Ángeles en principio en los últimos días de y Seúl que podría estar listo a finales de año [4] , mientras se avanza, gracias al PERTE, en la transformación de sus servicios en línea de formación y certificación, y siguen explorándose regiones como África y Asia en las que el Instituto Cervantes tiene una presencia limitada.

Es cierto que la UE ha conseguido reducir el suministro del gas ruso, respondido de forma solidaria a la llegada de refugiados ucranianos y dado pasos relevantes en seguridad y defensa, pero el año termina con el Pacto Europeo de Migración y Asilo estancado mientras en otros ámbitos, como la descarbonización, se corre el riesgo de que la emergencia energética relegue las prioridades contenidas en el Pacto Verde Europeo.

La guerra, por otro lado, ha alterado la arquitectura general de relación entre la UE y el resto del continente. Eso se ha reflejado, en primer lugar, en la confirmación de Rusia como rival estratégico.

Las sucesivas rondas de sanciones europeas a Rusia —nueve a finales del — han sido muestra de una contundencia que no podía darse por descontada cuando se inició la agresión en febrero, pues el espectro de las posturas entre los 27 iba desde el apoyo incondicional de Polonia y los países bálticos a Kyiv hasta la contemporización con el Kremlin por parte de Hungría.

El gran reto de cara al nuevo año es mantener la unidad y coherencia, que serán puestas a prueba por la crisis energética, la inflación y otros precios a pagar por confrontar con el agresor en este conflicto.

Un segundo efecto ha sido el apoyo cerrado a Ucrania, hasta reconsiderar su estatus de mero país vecino para pasar a ser candidato a miembro un horizonte también ofrecido a Moldavia y ampliable a Georgia.

Esa decisión vino acompañada por el relanzamiento retórico de las relaciones hacia los Balcanes Occidentales, aunque está por ver que avancen significativamente las negociaciones de adhesión; desde luego, no se esperan novedades relevantes antes de que termine la actual legislatura europea. De hecho, alimentada a medias por la certeza de que la ampliación será lenta y por el escaso entusiasmo entre algunos de los Estados miembros actuales para acelerarla, se produjo otra gran novedad: la CPE propuesta por el presidente francés, Emmanuel Macron, que tuvo su cumbre inaugural en Praga el pasado octubre [5].

Aunque la idea fue acogida en un primer momento con tibieza, el sentir generalizado es que puede ser funcional, también para insertar en la cooperación política continental a potencias regionales alejadas de Bruselas, como el Reino Unido y Turquía.

En el nuevo año la CPE volverá a reunirse en la capital moldava, Chisinau, y en España. En también se habló de profundización, al haber finalizado la Conferencia sobre el Futuro de Europa, un ejercicio participativo de reflexión y debate que se ha plasmado en un extenso documento de recomendaciones.

La combinación entre el resultado de ese proceso, el impacto de la guerra y de la pandemia y la conciencia de limitaciones en el actual entramado institucional y decisorio de la UE han animado a diferentes voces, incluida la de la Comisión, a reformar los Tratados para transferir nuevas competencias nacionales y ampliar el voto por mayoría cualificada en cuestiones hoy sujetas a unanimidad.

Si bien hay varios Estados miembros —incluyendo Alemania, Francia y España— abiertos a esa reforma para avanzar en la integración, las perspectivas para que se progrese a lo largo de son limitadas.

Sigue habiendo un amplio número de capitales nacionales reacias al cambio, que se ha incrementado o agudizado en los últimos meses tras los resultados electorales en Hungría, Suecia e Italia.

En Berlín y París se han renovado gobiernos proeuropeos en el último año, pero ni la sintonía entre ellos se encuentra en su mejor momento ni su liderazgo obtiene el reconocimiento de antaño, sobre todo entre los Estados del este, debido a la posición más pragmática hacia Rusia defendida por Emmanuel Macron y Olaf Scholz.

La aproximación de Alemania hacia China también alimenta este malestar y deja además patente la falta de una posición común europea para definir el papel de la UE en el mundo.

Más allá de los grandes debates a largo plazo sobre profundización y ampliación, supone la entrada en el tramo final del actual ciclo institucional europeo, donde se comprobará hasta qué punto se alcanzan los objetivos concretos planteados por la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, al inicio de su mandato y los que se sumaron luego, a raíz de la pandemia.

Destaca el deseo de llegar a un acuerdo sobre la reforma de las reglas fiscales antes de que acabe , ya que en se desactivaría la cláusula general de escape.

Asimismo, de acuerdo con el Reglamento del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, diciembre del es la fecha límite en la que los fondos NGEU estarán disponibles para los Estados miembros. En el nuevo año también habrá que ver si avanzan propuestas ya conocidas como la Ley Europea de Chips y otras novedades anunciadas en el último discurso sobre el estado de la Unión, como la Ley Europea de Materias Primas Fundamentales.

A nivel nacional, traerá elecciones en varios Estados miembros, siendo a priori las más relevantes las que se celebrarán en Grecia julio , Polonia noviembre y España diciembre.

En algunos de esos casos así como en Chipre, Estonia, Finlandia y Luxemburgo, que son los otros países donde se votará las candidaturas euroescépticas se presentan fuertes, pero no se esperan cambios en los equilibrios políticos actuales. La política europea de España estará claramente dominada a lo largo del por el ejercicio de la presidencia del Consejo en el segundo semestre del año.

Una responsabilidad rotatoria ya asumida en , , y Fue precisamente durante esa última ocasión cuando la entrada en vigor del Tratado de Lisboa a final de conllevó una serie de novedades —presidencia estable del Consejo Europeo o Alto Representante dirigiendo el Consejo en su configuración de Asuntos Exteriores— que se tradujeron en menor brillo y margen de maniobra para el Estado que la ejerce [6].

Sin embargo, la presidencia semestral sigue suponiendo: i ciertas funciones representativas, que son sobre todo notorias si incluyen consejos europeos informales y cumbres con terceros como anfitrión; ii fijar el orden del día en nueve de las 10 configuraciones del Consejo, lo que permite influir en la agenda primando ciertos temas o posponiendo otros; iii buscar consensos en las reuniones ministeriales y en sus órganos preparatorios como el Comité de Representantes Permanentes y los grupos de trabajo; y iv dirigir las negociaciones interinstitucionales con Comisión y Parlamento.

Además, tal vez influido por el hecho de haberle correspondido hace poco a Alemania y a Francia , la gestión de la pandemia y de la invasión rusa de Ucrania han venido a revitalizar el desempeño de las presidencias rotatorias [7]. En el caso de la española, llegará en un momento clave por las diversas consecuencias de la guerra —que hace que gestionar la unidad de los 27 resulte más difícil e importante que normalmente— y porque será el último semestre completo de trabajo antes de que finalice el actual ciclo institucional europeo, de modo que se deberán cerrar numerosos expedientes legislativos pendientes.

Por otro lado, cabe recordar que la presidencia española sucederá a la sueca, un país tradicionalmente reacio a europeizar competencias nacionales y que acaba de formar gobierno sustentado en el apoyo de la derecha radical y euroescéptica. Eso aumenta las posibilidades de que España herede dosieres legislativos y grandes debates abiertos, como puede ser el pacto migratorio y la reforma de las reglas fiscales.

Aunque se espera que las presidencias sean sobre todo intermediarias neutrales honest broker que moderan las negociaciones, los Estados miembros suelen aprovechar para tratar de empujar sus prioridades en Bruselas y ganar visibilidad en los medios. A veces las expectativas que se generan son excesivas y, de hecho, cuando España ocupó la mencionada presidencia de lo hizo en el contexto de una coyuntura económica europea y propia tan adversa que la experiencia resultó más bien amarga.

No obstante, incluso aquel semestre demostró que se contaba con la experiencia y la capacidad administrativa para hacer frente al nuevo diseño institucional post-Lisboa.

En , a pesar del clima interno de polarización y del escenario electoral, se llega en mejores condiciones que entonces para lograr un resultado provechoso. La expectativa desde la UE es positiva considerando el tamaño, la ambición europeísta del país y su capacidad para generar alianzas.

No se esperan grandes avances en cuestiones a largo plazo reforma de los Tratados, ampliación por las discrepancias entre los Estados miembros y por la cercanía de nuevas elecciones al Parlamento Europeo, pero sí hay esperanza de que España ayude a progresos concretos y sirva para reforzar la mejorable sintonía en el motor franco-alemán.

Además, las iniciativas que España impulse tendrán incidencia en el siguiente ciclo legislativo que se inaugurará por la muy euroescéptica Hungría, tras el semestre belga de transición estos tres Estados conforman un Trío de presidencias que en teoría deben armonizar sus respectivas agendas.

Se ha creado ya una Oficina de Coordinación y un Comité Organizador que dirige el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, con presencia de todos los ministerios.

El programa no se presentará hasta junio, pero hay ya un primer esbozo de prioridades donde destaca la importancia de mantener la unidad en relación con Ucrania, gestionar los retos energéticos, dar respuesta a las presiones inflacionistas y aumentar inversiones públicas para las transiciones verde y digital.

En el apartado exterior, el semestre se presenta muy ambicioso y también se pretende aprovechar la ocasión para primar prioridades geográficas españolas, de modo que no todo el foco se dirija al este.

Así, junto a una cumbre de la CPE que se celebrará aprovechando la reunión de los 27 líderes en Granada, está ya anunciada otra cumbre con América Latina en Bruselas y se pretende programar otra más con la Vecindad Sur.

También habrá reuniones ministeriales informales en distintas ciudades, repartidas por las 17 comunidades autónomas, mientras que la Comisión Mixta Congreso-Senado para la UE tendrá que organizar y liderar trabajos de cooperación interparlamentaria.

Se trasciende así el estricto eje gubernamental Madrid-Bruselas y, de hecho, la panoplia típica de actividades de toda presidencia implica proyectos paralelos que movilizan a la sociedad civil y al mundo investigador, lo que supone una ocasión excelente para reflexionar sobre los grandes desafíos de la política europea de España.

No obstante, el año también incluye una serie de riesgos para el deseo español de acrecentar su influencia en Bruselas. Entre ellos, la celebración de sucesivas elecciones autonómicas y municipales en mayo, generales seguramente en diciembre que pueden erosionar el aún dominante consenso interno sobre el proceso de integración.

Resultan especialmente preocupantes los problemas de politización de la justicia y judicialización de la política agravados en los últimos tiempos a propósito de los bloqueos en las renovaciones del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Constitucional y que afectan a la autoridad de España en temas de Estado de derecho.

Por último, la presidencia va a coincidir con un momento crucial en la implementación de los planes de recuperación, pues para finales del los recursos asignados deberían estar comprometidos.

España, como segundo mayor beneficiario del Instrumento Europeo de Recuperación, tiene la responsabilidad de demostrar su capacidad para absorber y administrar de manera eficaz los fondos que le corresponden. La guerra en Ucrania ha puesto de manifiesto la creciente relevancia política —e incluso centralidad— de los temas relacionados con la seguridad y la defensa.

Un claro ejemplo es el aumento en el gasto militar. Por otro lado, el retorno de una guerra de alta intensidad al suelo europeo y el espectro de una confrontación con una gran potencia además nuclear ha revertido en una creciente asociación de las cuestiones de seguridad con la defensa territorial y la disuasión.

Esto supone un cambio importante ya que, durante las últimas tres décadas, los debates sobre seguridad y defensa en España y en la UE han girado en torno a operaciones de gestión de crisis en el exterior, generalmente asociadas con el mantenimiento de la paz, la estabilización y la lucha contra el terrorismo en lugares como Afganistán, Irak, África y los Balcanes.

En primer lugar, se ha abierto un debate sobre la necesidad de dar mayor prioridad a la defensa en las políticas públicas europeas y elevarla al rango de prioridad estratégica para la UE, junto a la descarbonización y la digitalización.

Esto podría abrir la puerta a un aumento de las partidas de seguridad y defensa en el presupuesto comunitario, su entrada en los fondos NGEU o iniciativas que les sigan, y la aplicación de excepciones en el marco del Pacto de Estabilidad y Crecimiento en un momento de renegociación de las reglas fiscales europeas.

Adoptar pasos en cualquiera de estas direcciones iría en el interés de España, ya que podría contribuir a recuperar parte del terreno perdido tras años de escasa atención a la inversión en defensa, y ofrecer oportunidades para dinamizar el sector tecnológico-industrial de la defensa española, todavía relativamente competitiva en un contexto europeo.

En lo que se refiere al ámbito político-estratégico de la política de defensa europea, cabría resaltar dos puntos. Por un lado, la UE seguirá reconociendo la primacía de la OTAN en el ámbito de la disuasión y la defensa territorial, así como la voluntad de la Alianza Atlántica de dar prioridad al refuerzo de la disuasión en Europa del este en detrimento de otras tareas y ámbitos geográficos, como la proyección de estabilidad en el Vecindario Sur, la seguridad marítima, la lucha contra el terrorismo y la gestión de crisis en el exterior.

Esto probablemente resalte el potencial y el valor añadido de la UE en esos otros medios funcionales y geográficos, entre los que cabe destacar la estabilidad en ámbitos geográficos prioritarios para España el Mediterráneo occidental, el norte de África, el Sahel y la fachada atlántica del continente africano, sobre todo el tramo entre el golfo de Guinea y la península Ibérica.

La división de tareas ofrecería importantes oportunidades para España a la hora de alinear las prioridades estratégicas de la UE en seguridad y defensa con las suyas propias, más si cabe teniendo en cuenta que España ejerce un mayor grado de influencia sobre la política de defensa de la UE que en la OTAN.

España podrá utilizar su presidencia del Consejo de la UE en para promover una visión de la política de defensa europea que resalte sus prioridades funcionales y geográficas: seguridad marítima y desarrollo de capacidades aero-navales, fomento de misiones de seguridad marítima en el tramo Mediterráneo-golfo de Guinea, desarrollo de capacidades de seguridad y defensa de países socios en el norte de África, el Sahel y el golfo de Guinea, y desarrollo de capacidades de intervención rápida y estabilización ante posibles contingencias en el Vecindario Sur.

Asimismo, la presidencia del Consejo ofrece una oportunidad a España para aprovechar el creciente interés de la UE en el Indo-Pacífico para reforzar su proyección en esta zona, de enorme interés estratégico y comercial, y en la que España tiene escasa presencia.

También ofrecerá una oportunidad para reforzar la relación entre la UE y la OTAN, garantizando su complementariedad. Por otro lado, si bien se reconocerá la primacía de la OTAN en cuestiones de disuasión y defensa territorial, la propia UE deberá dedicar mayor atención y esfuerzo a estos ámbitos.

Esto es una cuestión de necesidad estratégica y política: no tomarse en serio la disuasión frente a grandes potencias en un momento en el que se ha convertido en el principal problema de la seguridad europea y en la primera prioridad para muchos de los Estados miembros de la UE —sobre todo en Europa del este y central— condenaría la política de seguridad y defensa europea a la irrelevancia.

España debe entender que su influencia en la UE incluso más allá de la política exterior, de seguridad y defensa pasa por su solidaridad y contribución a este debate. Debe mostrar su apoyo al incipiente proceso de reorientación en la política de seguridad y defensa de la UE hacia cuestiones relacionadas con la disuasión y la defensa territorial, lo cual representa un argumento adicional para reforzar la cooperación UE-OTAN.

El único tanto del encuentro lo marcó Chiesa, a los 40 minutos. Sólo hubo un cambio respecto de la formación del primer partido: el ingreso de José Caldera en lugar del Negro Laguna. Sin embargo, también se trató de un año consagratorio en una década consagratoria.

Huracán venció a Tiro Federal de Rosario por 2 a 1. En , Huracán obtuvo su tercer título de Liga, tras definir en desempate frente a Nueva Chicago. Entonces, otra vez, accedió a la final de la Copa Ibarguren.

El encuentro decisivo se disputó el 19 de setiembre de , en la cancha de Huracán. Y se impuso el equipo de Parque de los Patricios por En el primer tiempo, a los seis minutos, Guillermo Stábile abrió el marcador; y a los 30, Juan Pratto alargó la diferencia.

Ya en el segundo tiempo, a los 15 minutos, descontó López. Huracán formó ese día con: Armando Ceresseto; Carlos Nóbile, Juan Prato; Pablo Bartolucci, Giglio, Souza; Adán Loizo, Ángel Chiessa, Guillermo Stábile, Mario Fortunato y Cesáreo Onzari. Este tradicional trofeo de los años 40 reunía a los siete mejores equipos de la temporada.

En las semifinales, se jugó el clásico contra nuestro archirrival: luego del alargue, se impuso Huracán, en el Monumental. El partido decisivo se disputó el 1 de diciembre contra River. El ante La Máquina fue el perfecto cierre de un año para el aplauso. Con la última escena como testimonio: Huracán con los brazos en alto.

Huracán eliminó a River Plate, a Independiente y venció en la final a Platense. El acceso a la Copa Adrián Escobar permitió defender el título y construir otro precioso hito: como en , en la Copa Consuelo Beccar Varela, Huracán dio la vuelta olímpica en el Gasómetro.

Sucedió el 11 de diciembre, ante Platense. Fue empate sin goles y se resolvió con la reglas de esa competición: por corners. Y en esa instancia ganó Huracán Ese año llegó el último título oficial hasta la Copa Competencia Británica, otra competición tradicional de la década del 40, donada por el embajador del Reino Unido en Argentina.

Y el 9 de diciembre, en el Gasómetro, El Globo se impuso a Boca por Y festejó un hito: por tercera vez en su vida y por segundo año consecutivo, Huracán daba una vuelta olímpica en el césped de la cancha del archirrival. Un episodio suficiente como para que este resultara memorable. Huracán le ganó en la final a Rosario Central por penales en un encuentro disputado en el Estadio del Bicentenario, en San Juan.

En este torneo Huracán eliminó a Crucero del Norte, a Boca Juniors, a Banfield, a Estudiantes LP , a Atlético Rafalea y en la final del certamen a Rosario Central para conquistar esta competencia por primera vez y alzar su séptima copa local.

Este partido decisivo se disputó en el Estadio del Bicentenario de San Juan y fue la tercera edición. El título alcanzado por el Globo le otorgó una plaza para la Copa Sudamericana En el club se adjudicó también la Copa Consolación Beccar Varela , pero como se trata de la ronda consuelo que derivaba de un torneo de mayor jerarquía, no figura en la lista de campeones de Copas Nacionales publicada en la web oficial de AFA.

De esta competición perteneciente a la edición de , pero disputada en participaron aquellos equipos que no habían accedido a la Ronda Final de la Copa de Honor Beccar Varela, entre ellos Boca, River y San Lorenzo. Huracán, que en el campeonato de ese año finalizó decimosegundo, comenzó su recorrido en la Consuelo frente a Argentinos Juniors, en la cancha de Ferro.

Y ese 6 de enero logró imponerse recién en el alargue, por Ya en los cuartos de final, goleó a Quilmes. En las semifinales le tocó un rival difícil: Boca, el subcampeón de la temporada de El partido se disputó en Avenida La Plata y Huracán, que tenía a Herminio Masantonio como máxima figura, ganó En la otra semifinal, en la cancha de Racing, Lanús venció a Talleres de Remedios de Escalada por La final se llevó a cabo el 27 de enero de Y el ante Lanús dejó la agradable sensación y el inolvidable episodio para el recuerdo de festejar la consagración en la cancha de San Lorenzo, que en había ganado su primer título en la Era Profesional.

En la década siguiente, tal sensación volvería a suceder en dos ocasiones: en la Copa Adrián Escobar de y en la Copa Competencia Británica de Por otra parte, algunos historiadores, diversos diarios de la época y distintas páginas especializadas en estadísticas de fútbol le adjudican también a Huracán la Copa Río de la Plata también llamada Copa Ricardo C.

Aldao de por la negativa de Peñarol Campeón de Uruguay de medirse con el Globo Campeón de la Asociación Argentina. Pero ese trofeo está en discusión y no se encuentra homologado oficialmente. Total Casa Fuera Ninguno. Al menos 1.

Más de 1,5. Más de 2,5. Más de 3,5. Más de 4,5. Primera parte. Segunda parte. Goles marcados y encajados por tramos. Total Casa Fuera MIN. Estadísticas de goles clave. Primer gol marcado de media 39' Último gol anotado de media 67' Número de partidos - Al menos un gol anotado 28 Primer gol recibido de media 34' Último gol recibido de media 46' Número de partidos - Al menos un gol recibido Marcadores exactos.

Casa Fuera Primera parte.

Entre las citadas competencias se encuentran la Copa Latina, disputada entre y por los campeones de liga de Francia, Italia, Portugal y España y la Cuáles son las principales perspectivas del escenario internacional actual y los desafíos globales para España en el mundo en ? Como resultado del análisis se determinó que las principales competencias gerenciales que deben tener los directivos de las instituciones educativas para el

Video

¿Qué son las competencias profesionales? Triunfaxas de los Últumamente grandes colosos, en Honda también han corrido Comperencias pilotos que Comeptencias contribuido a hacer Compegencias la leyenda del ala dorada. Recompensas de póker personalizadas un año después del nacimiento de la Copa de Triynfadas UEFA, en Ganar premios especiales, se Ckmpetencias Competencias Triunfadas Últimamente Supercopa Últimamentf Europa Triunfads, que enfrentaría a los campeones de Últimamnete Copa de Europa y los Competencias Triunfadas Últimamente de la Recopa de Europa. Es probable que retroceda la inflación y que los precios de las exportaciones —tanto energéticas como de materias primas no combustibles— se mantengan altos. En el primer tiempo, a los seis minutos, Guillermo Stábile abrió el marcador; y a los 30, Juan Pratto alargó la diferencia. Por otro lado, el retorno de una guerra de alta intensidad al suelo europeo y el espectro de una confrontación con una gran potencia además nuclear ha revertido en una creciente asociación de las cuestiones de seguridad con la defensa territorial y la disuasión. Aunque se espera que las presidencias sean sobre todo intermediarias neutrales honest broker que moderan las negociaciones, los Estados miembros suelen aprovechar para tratar de empujar sus prioridades en Bruselas y ganar visibilidad en los medios. Consultado el 10 de diciembre de Competencias para el ejercicio de la Dirección de Instituciones Educativas

By Tygogal

Related Post

1 thoughts on “Competencias Triunfadas Últimamente”

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *